Los helados, como las bicicletas, ya no son solo para el verano, aunque sea en esta época del año cuando más se disfrutan. Salvo que se remonta a hace muchos siglos y a la costumbre de mezclar nieve de las montañas con miel y frutas, poco más se sabe a ciencia cierta del origen de este alimento de sabor dulce y textura cremosa que está lejos de ser considerado un simple

capricho y sí un buen complemento alimenticio rico en vitaminas, proteínas y antioxidantes, además de en calcio y ácido fólico. De sabores clásicos o atrevidos, hoy hay tantas variedades como colores. Un placer refrescante del que avanzamos las mejores propuestas artesanales de la ciudad.

Vía Mazzini 43

Cuatro inquietos italianos con ganas –Timmy Moral, Diego Humberto y su hijo Víctor y Andrea Gazziero– capitanean con cercanía y buen trato este local de planta cuadrada, holgada terraza y ligero ambiente industrial. Seis mesas de madera con banco corrido a una mano y una gran mesa central vestidas con telas de saco, dan asiento a una carta con más de treinta variedad de pizzas de autor. Concurrida barra aderezada con pinchos clásicos. También desayunos

Castelar, 3

Tlf. 942 044 666

Abierto todos los días

Menos de 25 euros

Regma

El sabor de la tradición. Con 28 heladerías repartidas por toda Cantabria, Asturias y Castilla León, este negocio con casi 85 años de historia mantiene su apuesta por los sabores naturales y la calidad del producto. Helados de formato generoso y habituales colas en sus establecimientos de El Sardinero o del Paseo de Pereda. Obrador en Revilla de Camargo. ¿Quién no ha entrado alguna vez en una heladería Regma?

Varias direcciones

Tlf. 942 332 800

Vacanze Romane

El heladero Lorenzo sigue las tradiciones caseras para elaborar el auténtico helado italiano con los mejores productos. Gran variedad y ricos helados de palo de sabores sorprendentes. También café y crepes. Amplio local en esquina decorado con fotografías de la película ‘Vacaciones en Roma’, de la que toma el nombre. Holgada terraza decorada en rojo y blanco.

Paseo de Pereda, 23

Tlf. 942 106 194

Capri

Heladería familiar de dilatada y reconocida trayectoria situada enfrente de los Jardines de Pereda. Ofrece cerca de 40 sabores de cuidada elaboración artesanal. También dietéticos sin azúcar. Apreciadas horchatas y granizados, que también despacha por litros. Local muy luminoso en esquina con terraza.

Paseo de Pereda, 3

Tlf. 942 221 064

La Polar

El helado en furgoneta. Negocio familiar con cerca de 120 años de historia que apuesta por la excelencia en las materias primas y el respeto a la tradición heladera para ofrecer un producto que acerca en furgones de venta ambulante repartidos por toda la geografía regional. Variedad de sabores servidos en diferentes tamaños y formatos.

Paseo de Pereda, 34

Tlf. 942 217 871

La Italiana

Ubicada en los bajos del Casino de El Sardinero, esta establecimiento de toda la vida mitad heladería mitad cafetería mantiene su apego por los sabores clásicos sin renunciar a las nuevos. Amplia terraza.

Plaza de Italia, 1

Tlf. 942 270 285

Monerris

Turrón en invierno y turrón en verano. Negocio familiar con más de un siglo de tradición que cuenta con dos céntricas tiendas y un obrador que ha hecho del turrón su auténtica razón de ser, también en helados. Ofrece más de 25 sabores, desde los clásicos a los más sofisticados. Terraza en la Plaza del Cuadro, que abre a partir de las 15.30 h.

Amós de Escalante, 8

Tlf. 942 224 805